14 Ago

Lograr un mayor impacto (1ª Parte)

METODOLOGÍA DEL KARATE-DO TRADICIONAL
Lograr un mayor impacto (1ª parte)

Desde el punto de vista de la practica del Karate-Do Tradicional como arte de defensa, es importante comprender que la “eliminación” del adversario a través de un “único golpe” (todome wasa) es técnicamente el objetivo a lograr.

La mayoría de las técnicas de impacto deben ser estudiadas con ese fín. 

Las técnicas de bloqueo (uke wasa) de igual manera, dependen también de la situación del tiempo (timing) y el lugar donde son aplicadas.

Es por ello que durante el entrenamiento del Kata o del Kihon se enfatiza prácticamente la misma intensidad de contracción (kimé wasa), excepto en técnicas donde el ritmo de ejecución varía.

Aplicación del Kata (Bunkai)

Muchos alumnos me preguntan sobre la aplicación del Kata (Bunkai) y mi respuesta es que desde sus orígenes el bunkai ha sido la base de la creación del kata y que cada maestro le ha dado una interpretación diferente al mismo movimiento, la cual depende fundamentalmente de su intención, talla del practicante y su imaginación (como componente de aplicación). 

Es por ello que el Karate-Do podemos denominarlo como un arte y no una copia exacta del movimiento mostrado por el profesor.

Basado en nuestras experiencias y no dejando de lado ciertos parámetros del entrenamiento clásico del Kata y el Kihon como ser el estudio del trayecto de la técnica en sí y su ejecución; luego de que la misma es dominada por el practicante, es importante entrenar el impacto. Pero ¿como hacerlo?

El proceso

Desde hace varios años aconsejamos a nuestros profesores y alumnos que durante la práctica utilicen elementos donde se pueda golpear, ya sea con puños, manos abiertas, codos, pies, rodillas y diferentes partes del cuerpo. Tanto en técnicas de ataque como de defensa. 

Estas últimas deben de ser estudiadas con el objetivo también de ataque hacia la técnica ofensiva del adversario. No defender intrínsecamente sino que sorprender al atacante con una técnica que denominamos uke wasa.

¿Que implica ello? Primeramente entrenar la parte psicológica del karateka y hacerle comprender la importancia de lograr la concentración del impacto en un área determinada para conseguir su eficacia.


  • 1ª etapa: Comenzamos realizando el entrenamiento desde la posición más simple (shizen tai) mientras nuestro compañero sostiene los “elementos” que debemos golpear. Comprender el impacto real es cuestión de mucha práctica por tanto este entrenamiento debe de ser realizado en cada una de las clases.
  • 2ª etapa: Realizamos un kihon simple, de técnicas de mano y técnicas de pierna, para luego seguir con las de bloqueo.
  • 3ª etapa: Las mismas técnicas en desplazamiento donde sumaremos las diferentes posiciones principales como ser zenktsu, kiba, kokutsu, fudo, neko, shiko, sanchin dachi, etc. (Hay estilos que prefieren enfatizar en unas más que en otras, siendo una opción que dependerá de cada profesor).
  • 4ª etapa: Combinaciones de técnicas, ya sean de ataque o de defensa y ataque. Primeramente hacia un objetivo fijo y luego ante un estimulo por parte del compañero.
  • 5ª etapa: Entrenar el Kata utilizando la misma metodología.
  • 6ª etapa: Luego que ese dominio del impacto es adquirido comenzamos con el entrenamiento de Kumite y las distintas posibilidades del mismo. Para ello el Karate-Do Tradicional posee muchas posibilidades y situaciones basadas en la distancia, el timing y la reacción. Es el instructor quien debe dosificar esa tarea logrando así una mejor aptitud del alumno en cuanto a la eficacia del impacto.


El profesor debe comenzar a crear diferentes opciones de ataque para que el practicante reaccione ante ellas golpeando adecuadamente en cada movimiento. Todo ello debe llevar un tiempo de adaptación y realizarse sin prisa.

El control emocional debe de estar presente en cada etapa del entrenamiento, esto implica una concentración importante ya sea quien ataca como quien defiende. Mantener esa estabilidad emocional es el punto más importante de la practica.

Luego que todo ello es dominado lo más importante es entrenarlo constantemente.

Muchas veces los karatekas entrenamos individualmente lo cual requiere una profunda concentración ya que nuestro cerebro y nuestro cuerpo van a querer constantemente hacer otra cosa. Es allí donde entra la parte psicológica y la práctica frente a un estímulo o un objeto estático es importante, como por ejemplo un saco o un makiwara.

Debemos crear todos los elementos útiles y necesarios para dicho entrenamiento, buscar objetos que no dañen nuestro cuerpo y ver de usar para los niños objetos mas livianos de entrenamiento y mas suaves de golpeo.

Nelson Carrión TKI Director
7º Dan


Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *